Mi Historia

Mi inicio en el mundo de la artesanía se remonta a finales de los 70. Siendo un adolescente, tuve mi primer contacto con la artesanía vendiendo libros en los mercadillos y las fiestas populares. Empecé en estos mercados para mantener la escuela popular de mi barrio. Mientras recorría los mercados populares de Cantabria y Asturias, entré en contacto con la cultura Hippie. Fué en estos mercados donde conocí y aprendí de estos fantásticos artesanos. Con ellos, descubrí lo que era la artesanía, trabajar con pieles de curtido vegetal y crear.

Después de unas cuantas experiencias, tanto en el mundo artesanal como en el mundo comercial, he decidido sacar a la luz lo que siempre ha sido mi hobby, la artesanía en piel. Es por ello que he formado lo que ahora considero mi vía de escape. Éste taller es mi vida, y a través de él, trato de plasmar cómo la siento. Mediante mi taller doy rienda suelta a mi imaginación, plasmo mis ideas, y desarrollo mis productos.

Por lo tanto, mi taller, la marca MamaQuilla, actualmente es algo más que un taller. Volví al mundo de la artesanía y marroquinería por la necesidad de realizarme como artesano. Actualmente sólo pienso en diseñar y realizar trabajos en piel. Sólo con piel de curtición vegetal, y tejidos Kilim naturales.

¿Quieres conocer nuestro comprimiso con los pequeños talleres y nuestras acciones para la protección de la Artesanía?